Inflación para ‘dummies’.


A raíz de la actual crisis económica que está sufriendo el mundo entero, los ciudadanos hemos tenido que aprender a entender conceptos en materia económica que antes nos tenían sin cuidado, pues no necesitábamos comprenderlos para poder llevar a cabo nuestros planes. Era tan sencillo como ahorrar e invertir y los resultados venían por añadidura, pero hoy ya no es así, pues de pronto vemos constantemente en los medios de comunicación noticias sobre la inflación y cómo ella está impactando directamente en nuestros bolsillos.

Resultaría lógico pensar que la pandemia y el reciente conflicto bélico en Europa son los principales culpables de esta situación, pero esto no es así. Basta con revisar los distintos países y sus actuales escenarios económicos y podemos ver que no todos están sufriendo, sino que hay varios que se han mantenido ‘a flote’ sin problema alguno. Casos como el de Singapur, Japón, Suiza, Indonesia y Corea del Sur, son algunos de los países que presentan inflaciones de alrededor del dos por ciento, mientras que países como México, Estados Unidos y Argentina tienen índices de inflación incluso superiores al de Ucrania, que en este momento enfrenta una guerra con Rusia.

La pregunta que nos aclara esto es, ¿por qué?, y la verdad es que no es tan complicado de entender. Resulta que la inflación es un fenómeno puramente monetario, es decir, cuando decimos que crece la inflación es porque hay más dinero en circulación del que debería.

Por ejemplo, digamos que tenemos mil billetes en circulación, mientras el número de billetes sea el mismo, el dinero va a tener el mismo valor, pero esto tiene que ser también proporcional a la cantidad de servicios y productos que podamos obtener con ese dinero, es decir, el dinero que tengamos nos debe alcanzar siempre para comprar lo mismo. ¿Cuándo se provoca la inflación, entonces?, con la emisión, que es la acción de imprimir más billetes. Siguiendo el mismo ejemplo, supongamos que ahora hay dos mil billetes en circulación, o sea, el doble, pero la cantidad de productos y servicios no aumenta.

Esto provoca que lo que antes comprabas con un billete, ahora lo compras con dos, pues entre más dinero haya en circulación, más dinero vas a necesitar para comprar los mismos productos y esto, obviamente, afecta más a las personas que tienen menos recursos.

Ahora bien, ¿por qué se genera la emisión?, cuando alguien interviene directamente en los precios del mercado; pista: ese alguien siempre es el gobierno. En este momento es cuando entran los conceptos de capitalismo y libre mercado, que no son más que la generación y acumulación de riqueza (dinero) y la libertad de comerciar y negociar los precios de un servicio o producto sin intermediarios (sin impuestos), respectivamente. Para este momento, ya habrán deducido que los primeros países que mencioné sí cuentan con estos sistemas en sus economías, mientras que los países de occidente se alejan cada vez más de ellos y se acercan más al intervencionismo estatal y al modelo socialista.

Así pues, cuando un gobierno aumenta los impuestos, reduce la capacidad de compra del ciudadano, mismo que se ve obligado a subir los costos en sus servicios y productos.

Entonces, el gobierno, en vez de reducir impuestos y permitir el libre mercado, lo que hace es emitir más dinero pensando que así la gente va a tener más poder adquisitivo, cuando en realidad (como ya lo expliqué), provoca todo lo contrario, más pobreza.

Desafortunadamente, como ya lo referí anteriormente, México no es el único país que está errando en estos temas, como lo hemos podido notar en el aumento de los costos de la canasta básica, por ejemplo, sino que Estados Unidos, la principal potencia económica del mundo y nuestro más importante socio comercial está haciendo lo mismo. Para darnos una idea de lo mal que está administrando Joe Biden la situación, desde el inicio de su administración (2021) a la fecha, su gobierno ha emitido más dólares que en toda la historia del país norteamericano, lo que está provocando la peor inflación que se haya registrado jamás.

Occidente está mudando cada vez más al modelo del cual Europa viene huyendo desde la caída del muro de Berlín, los países que lo hacen, afirman que es en nombre de una revolución, de una transformación o para el bienestar del pueblo. Los resultados están a la vista, estamos yendo en dirección contraria al desarrollo y, lo peor, mientras nos hundimos en la pobreza, la gente sigue alabando y enalteciendo a los culpables de ello…
Y tú, ¿Kime cuentas?

Sígueme en Twitter: @kimsebastian_

Facebook: @SebastianKimMx

Mándame un correo: kimecuentas@gmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s