Arzobispo realiza lavatorio de pies en la Catedral de Xalapa

Itzel Molina

El arzobispo de Xalapa, Jorge Carlos Patrón Wong, presidió el lavatorio de pies que se destaca en la celebración eucarística de la Sena del Señor, con la cual inicia el triduo pascual de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Desde la Catedral Metropolitana de Xalapa y ante decenas de feligreses participaron en esta celebración, el Arzobispo, como un acto de humildad, lavó y besó los pies de quienes representaron a los discípulos.

Con esta celebración se recuerda la última cena que Jesús tuvo con sus apóstoles y en la cual, como un acto de humildad y amor, lavó sus pies.

Durante la homilía, el Arzobispo recordó que con esta celebración se recuerda que vivimos en un gran misterio de amor, por lo que el corazón de los feligreses debe estar lleno de gratitud, la cual se convierte en oración.

“En esta última cena Jesucristo nos instituye el ministerio sacerdotal al darnos con su vida el mandamiento como servidores de Cristo, San Juan nos recuerda que en la eucaristía aparece un signo de amor hacia nosotros”, dijo.

Mencionó que Jesucristo en la última cena con sus discípulos se levanta de la mesa y comienza a lavarles los pies.

“Hace una labor de un esclavo, él que es el señor, comienza a lavar los pies a sus discípulos porque él no vino al mundo a ser servido, sino a servir, lo que vino a hacer fue lavarnos, purificarnos desde los pies, que son lo que toca la tierra y se ensucia fácilmente”, expresó.

Manifestó que cuando los feligreses quieren relacionarse con Dios en ocasiones se presentan con personas puras y santas; sin embargo, el padre celestial sabe todos aquellos pecados que se han cometido.

“De esta forma es como Jesús desde los pies cambia toda nuestra vida, nuestro corazón, demuestra que nos ama hasta el extremo. La mejor escuela que podemos dar en una familia es enseñar el servicio a los demás, es hermoso ver cómo los padres, los abuelos han servido a los demás y es una acción que replican sus descendientes”, comentó.

Destacó que con la eucaristía Jesús se dona para que sus seguidores nunca se sientan solos, sin importar las circunstancias en las que se encuentren.

“De esta manera nunca nos sentimos solos, es un buen día para recordar que todos los momentos especiales de nuestra vida, los alegres, los tristes, las dudas siempre han sido con Jesús, es una buena noche para recordar el cariño, la ilusión de nuestra primera comunión y recordar cuántos momentos así hemos tenido, además para agradecer a Dios”, dijo.

Finalmente solicitó a los feligreses dar gracias por cada uno de los sacerdotes que se han formado y de aquellos seminaristas que están en el proceso de formación para ser fieles servidores de Dios.

“Es buen momento para agradecer a Dios por los sacerdotes que nos ha regalado, ¿quién no ha tenido en su vida o en su familia un sacerdote que nos ha ayudado?, nos han hecho presente a Jesús en los momentos de la vida, es momento de recordar a los buenos sacerdotes para que se les brinde fortaleza y salud en cuerpo y alma”, agregó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s